Gravura Brasileira

Gravura Mexicana Contemporânea - Arcadio Vera

Gravura Mexicana Contemporânea - Arcadio Vera

De 3/3/2009 a 27/3/2009

Obras

Imprensa

Press Release

Baixar

Gravura Mexicana Contemporânea
individual de Arcádio Vera (cidade do México, 1978).

     


Arcádio é arquiteto, gravador, pintor e ceramista.
Apoio do Consulado do México em São Paulo, do Museu Lasar Segall e do Centro Universitário Belas Artes.
www.arcadiovera.com

dia 09 de março, 11horas - palestra com o artista no auditório do Centro Universitário Belas Artes à rua Dr. Álvaro Alvim, 76

 

Organización
texto de Jessica J Díaz


Hablar del grabado, una experiencia ajena para quien trabaja con las palabras, no es nada fácil. ¿Qué se puede decir de algo que parece pintura pero no lo es? Colores que se enciman, se tocan. Líneas y rayones. Superficies rugosas, duras. Energía transferida a una superficie plana. Franjas. Tachaduras. Algo indescifrable. Espacios que se llenan y vacían. Colores verdes secos. Rojo. Negro sobre un blanco ostión.

Impresiones, imágenes complejas, a veces saturadas, que dialogan con formas de una simpleza aparentemente primitiva y que, por otro lado, hacen pensar en la pintura y la gráfica japonesa o en los rayones de un niño. Una organización: ¿caótica? O quizá, es, una afortunada visión particular que se traduce en una expresión gráfica.

Me parece que en sus grabados, Arcadio Vera, logra algo cercano a lo poético en el sentido que una cosa inexplicable produce una experiencia visual única.

¿Y qué más decir de algo, que está hoy aquí, ahí?



Entrevista a Arcadio Vera

¿Cómo empezó tu relación con el grabado?
Después de una primera experiencia con la pintura tuve la necesidad de acercarme a la gráfica que para mí en ese momento era desconocida. Esto, desde luego, formaba parte de una búsqueda de nuevas alternativas de expresión.

Entonces fue la pintura tu primer intento de ralcionarte con las artes gráficas...
Sí. Pero también estaba la cerámica. Tengo quince años realizando piezas de barro.Tanto la cerámica como la pintura pasaron poco a poco de ser una actividad experimental y de juego a una actividad fundamental. Por supuesto que nunca he dejado de experimentar y jugar. Pero la diferencia ahora es la reflexión que hago mientras trabajo o cuando termino. Antes los resultados no tenían pies ni cabeza, posiblemente todo sigue igual, pero siento que hoy algunas cosas me gustan más.

Siendo varias las disciplinas en las que has incursionado, ¿cómo decides ahora trabajar en una o en otra? ¿Existe una determinación tuya?
En realidad todas han sido complementarias. Las posibilidades que hay en cada una han enriquecido mi trabajo y mi experiencia. Estudié arquitectura, siempre he tenido múltiples inquietudes y al mismo tiempo son todas la misma. La relación de la arquitectura con las demás artes es muy estrecha. Trabajar con papel y tinta sobre una superficie que ya tiene una textura, un color, una forma, es lo mismo que una hoja donde se trazan croquis o líneas que hacen un proyecto. Ambos – lienzo y papel – están en blanco y bien podrían ser ya el inicio de un cuadro.

En relación al grabado, ¿cómo trabajas?
De forma muy distinta a la pintura. Trabajar sobre una piel más dura exige otro tratamiento y disposición. Dibujar sobre el cobre, el zinc o el aluminio es en sí realizar una especie de tatuaje, de escritura vieja, algo que permanece, que no se borra. Con el grabado he descubierto posibilidades infinitas para plasmar lo que quiero decir. Puedo dibujar como con un lápiz, hacer líneas gruesas como las de una crayola, desplegar manchas de distintas dimensiones y profundidades o incluso trabajar con la soltura y calidad de la acuarela.
    Por otro lado, en el grabado es necesario pensar, imaginar y trabajar al revés. Lo que se realiza sobre la placa – al imprimirse en el papel – aparece en el otro sentido de cómo fue hecho. Es como un espejo, tiene su lado divertido.
    El papel también es un elemento muy importante para el grabado. Tradicionalmente se ha trabajado con papel blanco y tinta negra. Sin embargo existe hoy la posibilidad de utilizar papeles de colores, papeles japoneses, tintas con una gran gama de colores.
    En fin, todas estas posibilidades materiales, las distintas técnicas, son fantásticas, ayudan al trabajo. En ocasiones sirven como impulsos de búsqueda, como estímulos, pero la fuerza, la intención, es lo que permite que la imagen se concrete.

¿Te sientes próximo a alguna tradición artística, al trabajo particular de alguien?
Considero que todo lo que veo y percibo son las influencias verdaderas. Los colores de las frutas, las ramas de los árboles, los tonos de piedras y arcillas. Siento además cariño por muchas obras y muchos artistas. Me gusta la caligrafía árabe y japonesa, las pinturas rupestres, las tallas africanas, la obra de Rodolfo Nieto y de Mark Rothko, Tapiés, Motherwell, Dubuffet, los grabados de Goya y Rembrandt, la escultura de Eduardo Chillida, la arquitectura de PeterZumthor.

Jose Luis Bobadilla
 



Trazos y Líneas
Arcadio Vera


En algunos momentos la pintura ha parecido dar signos de agotamiento y llegar a sus límites expresivos, sin embargo, siempre ha resurgido a partir de su origen, el acto íntimo y neurótico que significa el enfrentamiento directo al vacío, llámese hoja, lienzo o superficie en blanco y el contacto físico con los materiales que pronto ocuparán ese espacio. En el caso de Arcadio Vera (México DF, 1978) el vacío se encuentra de antemano lleno de color, el enfrentamiento es ilimitado. Su fuerza radica en una obsesión por los matices, una intuición privilegiada que sabe mezclar sus influencias (Rothko, Nieto, Klee y pizcas de Medio Oriente en la licuadora) y un dominio técnico que surge de la experimentación paciente. Las combinaciones de óleo, encaustes y diversas tierras van formando tramas geométricas que retienen el paisaje subyacente, un grito contenido que intenta escapar. Decía Sam Francis que el color es un incendio del ojo, aquí se encuentra a punto de explotar, sólo la coherencia compositiva mantiene un equilibrio nervioso. Arcadio Vera propone una vuelta a la abstracción sin que esto implique una postura anacrónica, todo lo contrario, es una afirmación de la intimidad donde el creador y su obra permanecen atentos a la seducción mutua. El resultado es una obra poseedora de una sencillez juguetona y en ocasiones inquietante donde unos cuantos trazos y unas cuantas líneas son la pausa necesaria, atemporal, entre el movimiento aparente.

por Juan Carlos Cano

 


Las piedras de Arcadio Vera

Dentro de las diversas confusiones en el panorama del arte actual en México, las piezas de cerámica de Arcadio Vera significan una salida posible. Mientras otros se han obsesionado y doblegado a las múltiples exigencias del mercado para intentar darle un valor a su propuesta, Arcadio Vera se ha obsesionado también, pero en su caso, para desplegar la mayor expresividad de un sólo material: el barro.  Esto ha tenido, desde luego, algunas consecuencias. Una de ellas ha sido la concentración en una pesquisa que se ha enfocado principalmente en lo que el mismo Vera ha llamado con cierta informalidad y más bien con afecto, sus “piedras”. Este proyecto ha desplazado el uso tradicional y utilitario de la cerámica: el plato, la vasija, el vaso, la jarra, no han atraído a Arcadio Vera. Tampoco ha querido abusar del diseño para hacer de sus piezas puros objetos de ornamentación, lo que suele ser frecuente en la cerámica de hoy. En cambio ha  optado, a mi parecer, por un camino más difícil. Ha tomado la tierra húmeda y la ha pasado por el fuego para cambiar su estructura material y crear formas. Es evidente que para esto, como se ve, Vera ha partido de la referencia de la piedra, pero siendo honestos, estas “piedras” nuevas tienen una cualidad distinta, son el resultado de la acción de unas manos, de un esfuerzo. Mientras las piedras como las conocemos en la naturaleza han sufrido las inclemencias del tiempo, de la temperatura, del agua, de la luz, las piezas de cerámica de Vera han sido más o menos moldeadas por unas manos, por el peso, la fuerza, el movimiento de otro cuerpo que ha querido encontrar una organización. Y esto es quizá lo más importante, que los impulsos generadores de la tridimensionalidad y las impresiones plásticas sobre la superficie del barro, son particulares, personales. Son una vez más la prueba de un hecho sutil pero infranqueable que muchos han querido desplazar, la existencia del autor, del artista. Arcadio Vera, me parece,

Considero que la principal confusión respecto a la valoración en el arte se da hoy en día por la omnipresencia de las jerarquías que se establecen en función de los mecanismos y normas que rigen el mercado. Sin embargo, esto no ha sido siempre así. Ya en 1905 W. Worringer en su famosa tesis doctoral Abstracción y naturaleza intentó ser preciso en donde muchos no lo habían sido, al intentar elaborar criterios objetivos para valorar la obra de arte por sus características internas y los efectos que de éstos surgen y no por criterios al margen de ésta: El goce estético es un autogoce objetivado. Gozar estéticamente es gozarme a mí mismo en un objeto sensible diferente de mí mismo, proyectarme a él, penetrar en él con mi sentimiento. Lo que proyecto a él con mi sentimiento, es vida, en un sentido muy general. Y vida, es vigor, es un trabajar, aspirar y realizar interior. En una sola palabra: vida es actividad. Pero actividad es aquello en que experimento un esfuerzo. Esta actividad es, por su naturaleza, esfuerzo volitivo. Es el aspirar o querer en movimiento. De donde se deduce que es uno quien debe establecer en primer lugar el valor de una obra, más allá de si pertenece a tal o cual artista, o de si tiene determinado precio en la lista de subastas de tal o cual casa dedicada a esta actividad. 

Jose Luis Bobadilla
 


Palabras sueltas
Arcadio Vera


Superficie sobre superficie sobre superficie. La saturación de imágenes es un factor condicionante de la mirada contemporánea. Una saturación a toda velocidad cuyo sentido sólo se encuentra en la acumulación desordenada. Vivimos dentro de una película ruidosa donde los límites entre realidad y artificialidad se han vuelto indistinguibles. La nueva serie de grabados de Arcadio Vera (México DF, 1978), intenta congelar esta velocidad, poner la película en pausa y hacernos conscientes de cada detalle involucrado. Con diversas técnicas (punta seca, aguatinta, touche, azúcar o ácido directo) Vera yuxtapone superficies que saturan el espacio como parpadeos estáticos que detienen la imagen y desorientan al espectador. Ante estos grabados uno duda de su propia escala, no se sabe si lo observado son huellas dactilares de algún microcosmos o paisajes de una amplitud desértica, las referencias pueden ir desde la luminosidad caótica de cualquier megaciudad hasta la serenidad acuática de un jardín japonés. Esquizofrenia visual que, paradójicamente, da una sensación de calma. Quizá este es el acierto de los grabados de Vera, lograr que la mirada pase a través de las superficies y se detenga hasta el fondo, hasta el vacío creado por el juego compositivo de saturaciones. John Cage decía que el ruido nos rodea, si lo ignoramos es molesto, si lo escuchamos con atención, puede ser fascinante. La aparición del silencio hace que prestemos atención al ruido. Vera procede de manera inversa, el exceso hace resaltar al vacío. Las tramas de colores sirven como celosías que dejan entrever un más allá que seguramente no existe; son palabras sueltas que, casi a manera de interjecciones, cubren con un velo traslúcido los paisajes de una soledad silenciosa. Ruido y silencio llegan a ser la misma cosa, recordándonos que sumergirse en el agua en busca de las profundidades es tan sincero como flotar en la superficie, a fin de cuentas todo es agua.

por Juan Carlos Cano
 


curriculo Arcadio Vera
México D,F.,1978



Formación

1990-2000    Talleres Artesanales Independencia IMSS.
Taller de Cerámica de Nemesio Estrada.
1994    Taller de vitrales en el taller de arte y escultura en vidrio.
1994-1996                     Estudios de Fotografía. Los Talleres de Coyoacán.
1995    Taller de talla en madera del Arquitecto Roberto Valdéz.
1997-2001    Estudios en la Facultad de Arquitectura de la UNAM.
1998    Trabajo en el taller del pintor Guillermo Olguín.
2001-2002    Taller experimental de Cerámica de Alberto Díaz  de Cossío.
2002    Taller de grabado con Keisei Kobayashi.
2003     Se recibe con mención honorífica  de la licenciatura en la Facultad de Arquitectura de la UNAM.
2004            Curso de cerámica en el Olvido con Gustavo Pérez.
2001-2006         Taller el Olvido de Hilda San Vicente.
2001-2006        Taller de grabado de Nunik Sauret y Juan Bautista.
2002-2004    Maestría en la UNAM. Facultad de arquitectura.  Campo: Análisis, Teoría e Historia.
2006    Se recibe con mención honorífica de la Maestría en Arquitectura en la U.N.A.M
2002-2008    Trabaja en su propio taller en la Ciudad de México.

Exposiciones Individuales

2001    Galería Misrachi. Exposición de pintura y cerámica.
2003            Galería  Jose Luis Benlliure de la Facultad de Arquitectura de la UNAM.
“Trazos y Líneas” Exposición de Pintura y cerámica.
2003    Galería Flavio Imperio,  Instituto de arquitectos de Brasil, Exposición de Grabado. Sao Paulo Brasil.
2004    Galería de Gravura Brasileira. Exposición de grabado. Sao Paulo ,Brasil.
2006             Exposición de Grabado en el Museo Arcadio Pagaza, Valle de Bravo
2007            Exposición de Pintura Galeria Poolso .
2008            “Arena y Piedra “ Exposición de Cerámica,  Fundación Sebastián.

Exposiciones Colectivas.
 
2008    Galería Quetzalli, Homenaje a la Gráfica, 20 años del Instituto de Artes Gráficas. Oaxaca,Oax, México.
2008    Exposición de Grabado “ Hemisphéres” A Pinacoteca do Instituto de Artes, Porto Alegre Brasil.
2008    Exposión Galería Gravura Brasileira ”Grabadores Mexicanos Contemporáneos” Sao Paulo Brasil.
2007    Exposición “ Arte con Sentido”, México , D,F.
2006    Exposición de Grabado “ Trama “ , Museo de la Estampa, Toluca,Estado de México.
2005    G alería el Atrio, Exposición de grabado.
2004    Centro Cultural San Angel, Exposición de cerámica. Taller el Olvido.
2003    Museo Universitario del Chopo, Homenaje a Xavier Villaurrutia.

Exposición de pintura.

2000                             Galería del Centro de Artes Plásticas y Artesanías Independencia del   
                                      IMMS. Exposición de cerámica y escultura. “ Los 100 del 2000”
1996    Galería del Centro de Artes Plásticas y Artesanías Independencia del IMSS.
Exposición del taller de talla en madera. Escultura.
1995            Galería del Centro de Artes Plásticas y Artesanías Independencia del
IMSS. Exposición de cerámica.
1993    Centro de estudios de Fronteras y Chicanos A.C.Exposición de pintura.


Otros trabajos.


2004    Ilustró la revista El Poeta y su trabajo. Número 14. Invierno 2003.
2005    Realización de mural en concreto. 2.44 x 22m  Edificio Las Águilas.
2006            Ilustró el Libro Tanto depende de…; del Poeta Jose Luis Bobadilla
2007            Ilustro la revista El Poeta y su trabajo.  Número  26.   Invierno 2007   
2008            Ilustro la revista Este País. Número  204   Marzo  2008












 

Copyright Gravura Brasileira

Rua Ásia, 219, Cerqueira César, São Paulo, SP - CEP 05413-030 - Tel. 11 3624.0301
Horário de funcionamento: Segunda a Sexta: 12h00 às 18h00 ou com hora marcada

site produzido por WEBCORE